Los usos del marketing pedagógico

El marketing pedagógico se ha utilizado desde hace mucho tiempo, pero también es una práctica poco aprovechada.  Hemos utilizado herramientas psicológicas para persuadir al consumidor, pero la pedagogía también juega un papel importante en las actividades mercadológicas a diferentes niveles de aplicación, con excelentes resultados.

El consumo además de ser un acto voluntario también es aprendido y es labor de la mercadotecnia enseñarles a los consumidores cómo y qué consumir.

Según Martin Lindstrom, el 75% de las marcas que consumimos cuando somos adultos son aquellas marcas que conocimos desde niños, y en su mayoría son aquellas que sus padres utilizaban y que les proporcionaron sus primeras experiencias de consumo, que a largo plazo se detonan en compras cuando los hijos se convierten en mercado meta primario.

Por lo tanto, el que los productos contemplen un nivel pedagógico es una estrategia de crecimiento que no debe desaprovecharse.

Mi maestro el mercadólogo.

En este mercado donde la competencia se ha vuelto disruptiva, las estrategias competitivas cada vez se van refiriendo a aspectos extrínsecos del producto, y éstas se vuelven en su principal diferenciador, por lo tanto hacer los productos “pedagógicos” puede ayudar a tener mejores resultados.

Los productos pedagógicos son aquellos que de forma sencilla ayudan a entender al consumidor cómo y para qué utilizarlos. Este aspecto pedagógico de los productos ha demostrado tener éxito en productos como las computadoras personales e inclusive el Iphone.

Es en la comunicación de las marcas donde más se ha utilizado la pedagogía del consumo con la Publicidad Demostrativa, sin embargo como ya nos lo ha mostrado Steve Jobs, también se utiliza en la innovación y desarrollo de productos, pero es recomendable utilizarlo en todo el proceso mercadológico.

Los beneficios de educar al consumidor.

Si aplicamos el marketing pedagógico podemos tener diversos beneficios en nuestro producto, siempre apoyándonos en la comunicación (la enseñanza se basa en la comunicación) estos beneficios son:

1. Desarrollo del mercado.
Hay consumidores que no compran ciertos productos porque no saben cómo utilizarlos. Si les enseñas cómo hacerlo y para qué otras cosas sirven, seguramente aumentará el consumo. Pinol aplicó exitosamente esa técnica a principios de siglo.

2. Disminuye la insatisfacción del cliente
En este mercado los productos son altamente diferenciados, pero las marcas muchas veces asumen que esa diferenciación es entendida por el consumidor. Créeme, a veces no sabe cuál es el beneficio de dicha diferenciación. Enséñale qué obtendrá y también por qué es valioso. Por ejemplo, si piensas en pizzas deliciosas no piensas en Dominos Pizza, pero si quieres un alimento que esté en menos de 30 minutos en la puerta de tu casa esa es la respuesta, por lo tanto el consumidor sabrá exactamente que va a recibir y de esa forma las brechas de servicio serán cada vez menores.

3. Apoya al punto de venta.
Muchas veces la comunicación está dirigida a decirle al consumidor que ya están los productos en el mercado, pero si también le dices dónde comprarlo apoyarás la distribución y el éxito del punto de venta. En esta economía si ellos triunfan tu también.

4. Genera engagement hacia la marca.
Al existir satisfacción al cliente, los lazos emocionales con las marcas se fortalecen, por lo que incrementará la fidelidad del consumidor hacia la misma y lo motivará a hacer cosas que requieren mayor compromiso con la misma como…

5. Aumenta la recomendación de los consumidores.
Porque si el consumidor sabe para qué sirve el producto, seguramente lo recomendará aunque sea mercado meta secundario.

Estos son los beneficios de incorporar elementos pedagógicos al producto, además de que es muy importante que por medio de éste tipo de marketing le enseñes al consumidor qué es lo que debe de esperar de un producto como el tuyo y así cumplir con sus expectativas.

Esto es más o menos como el favor que nos hizo Disney al darnos un arquetipo de cómo debe de ser la pareja ideal. Este ejemplo es un tanto negativo, porque le ha dado al traste a muchas personas en el aspecto sentimental, pero te puede dar una idea del impacto de mostrarle al consumidor qué debe esperar, porque si lo dejamos a la percepción y especulación, cada quién querrá cosas diferentes.

Enseñar que el príncipe es de color azul, nos da un estándar de expectativa. Aprovecha dicho estándar y nunca pierdas la oportunidad de educar al consumidor.

Acerca de Liz Villa 25 Articles
Marketer, docente, speaker, blogger y chef con mal sazón. Melómana, neurótica, cinéfila y ratona de biblioteca. Risueña, insomne y multipolar. En fin: Soy Yo.

Se el primero en comentar

¡ Dinos lo que piensas !