Una universidad que te enseñe a desobedecer.

Siendo este un blog de marketing y yo un estudiante de esta bella disciplina; he decido escribir un post nada amable (pero con esperanzas de cambio) sobre la formación de profesionales del marketing y el sistema de academia que sigue vigente en nuestros días.

Nota previa: Aclaro que este post no va dirigido a ninguna persona, ni escuela en particular; sino a lo que creo que es un problema general de las escuelas, universidades, academias que se dedican a formar a profesionales de la mercadotecnia.

184870525

No sé cómo será el marketing en el futuro, pero sí sé como NO es, ni será.

Hace unos días el HuffingtonPost enumeraba una interesante lista de 18 cosas que las personas altamente creativas hacen de manera diferente, las cuales son:

  1. Soñar despierto.
  2. Observar todo.
  3. Trabajar en las horas que a ti te funcione trabajar.
  4. Tomarse un tiempo para estar solo.
  5. Tomar los obstáculos como nuevas posibilidades en la vida.
  6. Buscar nuevas experiencias.
  7. Fracasar (Steven Kotler, quien escribe para Forbes mencionaba que “los Creativos fracasan pero los que son realmente buenos, fracasan seguido”).
  8. Hacerse grandes preguntas.
  9. Observar a otras personas.
  10. Tomar riesgos.
  11. Ver la vida en general como una oportunidad de expresar tu individualidad.
  12. Seguir tus verdaderas pasiones.
  13. Salirte te tu propia mente para ponerte en el lugar de otros.
  14. Perder la noción del tiempo.
  15. Rodearse de belleza.
  16. Conectar los puntos.
  17. Tener diversas experiencias.
  18. Prestar atención al presente.

Casi ninguna de esas cualidades te las enseñan en la universidad (PLOP). De hecho muchas de ellas, son reprimidas desde que entras a la primaria, hasta la universidad donde pasas encerrado en un salón de clases que termina asfixiando tu capacidad de generar ideas creativas.

Y no demérito la pasión que muchos maestros sí tienen por la enseñanza, pero en mi diario vivir me doy cuenta de que algo no está funcionando, y de que no puede seguir funcionando un sistema de escuela que fue concebido cuando no existía ni google, ni internet, ni los iphones. Literalmente la escuela surgió en una época donde ni siquiera existía la imprenta; y donde quien almacenaba más información en su mente, era quien sabía más. Después eso cambió cuando llegó la imprenta y los libros; todo el conocimiento se almacenó en bibliotecas y libros y las personas acudían a las bibliotecas y a las escuelas para obtener información. Hasta ahí todo bien. Pero la cosa es que ahorita tenemos google, tablets, smartphones y muchísima información; nuestra realidad ha cambiado y el sistema de educación ha quedado anclado a situaciones que ya no corresponden a nuestra realidad actual.

En resumen: No nos servirán las mismas herramientas que le dieron a nuestros padres, y el futuro es un hecho que no será como fue ayer o en otras épocas. Y menos en una disciplina como la mercadotecnia, donde el cambio es la única constante.

Y es que por lo regular las escuelas tienen cartas programáticas que se deben seguir al pie de la letra, lo que hace que los salones de clase se conviertan en lugares cuadrados y las escuelas se dediquen a formar a estudiantes cuadrados, sin criterio propio.

Hace poco miré una charla TEDx de Eduardo Salles y él mencionaba lo siguiente: La innovación requiere del fracaso. Y trágicamente hay 3 grandes motivos por los cuales nuestro país no innova:

– Porque el fracaso cuesta dinero y tiempo.

– Existe la noción de que si tú fallas, estarás reprobado, estás mal, repites, o pasará algo malo.

– Por el miedo a la opinión de otros.

O sea, no vivimos en una sociedad de éxito, vivimos en una sociedad de no-fracaso. Y como resultado: El temor a no fracasar, impide innovar. Y por eso es más fácil copiar que innovar, porque innovar implica fracasar y copiar, tomar un modelo que ya tuvo éxito con tal de no fracasar. Considero que el actual sistema académico te enseña a: Agachar la cabeza, a no cuestionar, a no desafiar a las «autoridades», a tenerle miedo al fracaso, a creer que sólo hay una respuesta correcta, a no generar muchas ideas, y a no innovar. Un sistema educacional que no te respeta. Donde hay intereses políticos, intereses de padres de familia, intereses de maestros, intereses de sindicatos, pero también desintereses de muchos estudiantes.

Alternativas y el futuro de la educación en el marketing:

 El ITESM anunciaba hace unas semanas fuertes cambios que implementará en su sistema, donde en pocas palabras: ellos ya consideran inútil el mantener durante 6 horas de clase a estudiantes. Por lo que se les dejarán problemas que hay que resolver en equipo, hay 8 o 10 minutos de clase y el resto del tiempo será para resolver esos problemas, pero también el rol del maestro cambiará a algo así como un «coach«, que guiará a los jóvenes durante estos procesos.

No me sorprende que uno termine aprendiendo más por otros medios que por la misma academia: Simposios, talleres, congresos, seminarios, diplomados, revistas de marketing, fanpages, sitios webs, slideshare, observación, libros, blogs, experiencia real y hasta en Twitter; donde el conocimiento, los debates y las interacciones están al alcance de cualquiera con un simple hashtag, poniendo a: #MarketerosNocturnos como ejemplo.

Captura de pantalla 2014-03-22 a la(s) 13.33.50

Hace una semana pensaba en si mi ajetreada agenda me permitiría tomar un curso sobre entrepreneurship del M.I.T. (Instituto Tecnológico de Massachusetts) en la plataforma MOOC de: edX. Donde literalmente cualquier persona puede acceder sin costo a los cursos masivos abiertos en línea que ofertan universidades como: Harvard, MIT o University of California (Berkeley). Y de hecho hay muchos WEBINARS y MOOCS (que son cursos en línea, en su mayoría gratuitos). ¿Apuntará para allá la educación del futuro?

Finalmente creo que el más importante de todos los recursos es: El Autoaprendizaje, que ya no es una herramienta para pensarla a futuro, sino ahorita mismo, en el presente.

Necesitamos urgentemente Universidades que te enseñen a desobedecer de manera inteligente, a tener tolerancia a fracasar, a generar y no juzgar nuevas ideas que tengas, a no prestar atención a opiniones ajenas, a expresar tu individualidad, a defender tu postura, a tener criterio propio, a no pedir permiso de cada decisión que haces, a saber hacer las cosas, a tomar decisiones, y que te aliente a hacer cosas como las que el HuffingtonPost mencionaba en el artículo que cité antes. Porque las empresas más innovadoras del mundo están buscando a esas personas en sus filas: gente creativa, personas singulares y auténticas; que parece que realmente están en peligro de extinción y creo que mucho tienen que ver gracias a nuestros cuadrados sistemas de escuela.

albert-einstein-school-failed-me-and-i-failed-school

Acerca de Darius Torres 13 Articles
Me gusta la buena publicidad. Copywriter de mi vida y tomo el té a las 5:00 pm

Se el primero en comentar

¡ Dinos lo que piensas !