Terroir : Lo que le podemos aprender al vino en los negocios.

172218996Una buena cocina, un buen hotel, un buen negocio o un buen vino son el reflejo de su “terroir”.

¿Qué es “terroir”? – En vinicultura existe una palabra que debería ser imprescindible en nuestro diccionario personal y en la lengua diaria del mundo de los negocios: “Terroir”. Éste es un término francés que define la interacción entre los diferentes factores de un ecosistema (suelo, clima, grado de humedad, altitud e intensidad de los vientos) y el ser humano para producir vino. Esta bebida alcohólica pasa por distintas manos a lo largo de su elaboración, y cada una de esas manos deben estar sintonizadas en armonía y alineadas persiguiendo la excelencia en cada proceso; dirigiéndose hacia donde mismo para que la calidad del producto final sea la más alta. Desde las personas que siembran las uvas, las personas que las recolectan, las personas que intervienen en el pisado de la fruta, la fermentación de la bebida y así hasta a la distribución y venta del producto final.

El vino y los negocios cambian radicalmente de sabor dependiendo de factores como calidad del terreno (clima) o la posición de los rayos del sol (motivación de los colaboradores y el capital humano como la más grande prioridad de la compañía).

¿Cuántos conocen la materia prima con la que trabajan?

Esta desconexión no solamente merma el potencial del resultado, sino que deshumaniza nuestro quehacer diario.

7419482_orig

Desde hace varias décadas, corporaciones como Procter & Gamble, y Unilever, desarrollan programas para becarios que han servido como semillero de talento para la formación de sus líderes. Todo esto con la finalidad de germinar el talento desde adentro.

La cadena de hoteles Marriot dice: “Primero contratamos y formamos a los mejores empleados. Si los empleados están contentos, servirán a los clientes con entusiasmo y competencia. De tal manera, que los clientes volverán a nuestros hoteles”.

Captura de pantalla 2013-10-01 a las 13.16.06

La adopción de una cultura que sitúe al empleado y al consumidor por encima de todo, no es una tarea sencilla, pero a largo plazo podrá arraigarse y dar frutos, traduciéndose positivamente en el más importante de todos los capitales: El humano. Porque las ventas suben y bajan, pero el servicio y tu capital humano, estarán ahí siempre.

La construcción de un buen negocio es como la elaboración de un buen vino, y toda esta analogía es algo que no podemos minimizar, porque tarde o temprano lo que hagamos o dejemos de hacer, moldeará nuestro producto final. Porque una buena cocina, un buen hotel, un buen negocio o un buen vino son y serán siempre reflejo de su terroir. Salud.

Acerca de Darius Torres 13 Articles
Me gusta la buena publicidad. Copywriter de mi vida y tomo el té a las 5:00 pm

2 Comments

¡ Dinos lo que piensas !