Fashion Marketing ó «El marketing en tiempos de Vogue y Blogs»

La verdad, es que tenía que tocar estos dos temas y la manera tan maravillosa en que han florecido juntos con la entrada de la era digital, las redes sociales y el BTL. Además, he de admitirlo, ¡soy fan del increíble y fructífero binomio que representan!

Estos últimos años, hablando muy en específico del 2008 para acá, la forma en que las marcas especializadas en moda, fragancias, accesorios, maquillaje y cuidado personal de lujo, ha buscado a sus clientes, ha sido más que beneficiosa para los grandes emporios a los que representan. La cercanía que tienen ya con los consumidores, lo bien definido que tienen a su mercado y la presencia que tienen en la mente del mercado promedio es algo que no se habría logrado sin la globalización provocada por los medios digitales.

Antes, estas marcas “top”, se creía, estaban reservadas exclusivamente para aquellos con ingresos muy altos, algo inalcanzable para el ser humano común y corriente, ¡vamos!, para los ricos y famosos. Marcas como Bvlgari, Chanel, Fendi, Givenchy, Calvin Klein, Valentino, etcétera y un más largo etcétera, no habían estado tan en contacto con las necesidades de sus clientes ni tan a la mano de los que no ganamos “la millonada”.

Para muestra de su poder de vinculación con su público, un botón. De acuerdo con el Designer Brand Survey de Nielsen, el 21.78 por ciento de la población mexicana consume ropa de diseñador, mientras que más del 50 por ciento conoce a alguien que porta dichas prendas.

Prueba de esto fue el evento, que, desde mi muy particular punto de vista, fue todo un triunfo (por niveles de asistencia, por estar presente en la agenda de tanta gente, por ser un evento de lo más comentado del 3er. Trimestre del año en las ciudades más importantes a nivel mundial… No puedo hablar de ingresos por que no hay aún datos de esto disponibles en la web), fue el VOGUE’S FASHION NIGHT OUT. Este evento, muy a lo BTL, que tuvo lugar en las ciudades más importantes del mundo, muchos de ellos, puntos clave para su distribución, tales como Milán, Paris, Tokyo, Madrid, Manhattan, Australia, Brasil y, por supuesto México.

Consistió en una campaña masiva para todos aquellos amantes de la moda, compradores compulsivos, fieles seguidores y consumidores, los cuáles fueron bombardeados por alrededor de 2 meses, con el anuncio del evento, la incorporación de nuevas ciudades, la mercancía oficial del evento, la presencia de los diseñadores y, lo mejor de todo, las ofertas, ediciones especiales de sus productos favoritos  y los regalos que obtendrían al asistir. Esta campaña consistió en una muy elaborada estrategia por medios electrónicos (correos electrónicos, Ad Words, y un muy buen seguimiento de los community managers tanto de las sedes de los eventos como de la propia revista y las marcas involucradas), así como una muy pulida ejecución al momento del evento, donde, efectivamente, los asistentes se sintieron parte del fastuoso mundo de la moda internacional.

Copas de champagne, pastelillos, canapés, pasarela, flashes de camáras, masajes, un mayordomo personal, premios, regalos, modelos, una alfombra roja que muchos premiaciones nacionales envidiarían  y “gente bonita” por doquier, fueron parte de lo que se diseñó para ser “toda una experiencia de compra” por parte de las marcas que se colaron a este festín de compras dignas de un record. Gente, que solo íbamos de “mirones” acabamos “endrogándonos”, esto es: tarjetas sobregiradas, ahorros gastados, y miles de bolsas en manos nerviosas y emocionadas fueron el resultado de este muy bien logrado éxito para la Mercadotecnia de la Moda.

Aunado a este tipo de eventos, también encontramos a las nuevas voceras y aliadas de las marcas de lujo: Las bloggers.

Personajes como Chiara Ferragni (http://theblondesalad.com/) o Denni Elias (www.Chicmuse.com), han convertido en un auténtico “Boom” el seguir a las marcas o a ellas mismas en su día a día con glamour, cócteles, pasarelas, o simplemente posando con las cosas que les regalan por hablar de cada uno de los nuevos lanzamientos, de «quién está usando qué» o asistir a los eventos de las mismas. Simplemente han convertido el oficio del “fashion blogger” en una verdadera mina de oro. Y para las diseñadores, las marcas y los emporios, esto se traduce en POSICIONAMIENTO, solo eso. (¿Y que más podrían querer?).

Yo misma he tenido la gracia de poder ponerme en contacto con algunas marcas, tales como, mi Favorita, Givenchy, ya que uno de los líquidos tónicos que utilizo para mi rostro estaba “sin localización”… Les platiqué amargamente en el muro de su cuenta en Facebook de mi desfile por las tiendas en Guadalajara para localizar un frasco, me indicaron oportunamente que no lo había disponible por el momento, tiempo después, me mandaron un correo indicándome en que puntos de venta lo encontraría disponible, solo debía indicarles a qué lugar acudiría ya que había una sorpresa para mí… Y llegué y me encontré con que me hicieron un descuento en el producto que buscaba adquirir, e, incluso, me enviaron una “cosmetiquera” con MUCHAS muestras de los productos nuevos, para reparar “el daño ocasionado”… Eso, señores, es querer ganarse «a la buena» a un cliente…

Referencia: REVISTA DIGITAL MERCA2.0. 2008. Fashion Marketing. México.

Acerca de Connie Alcantara 8 Articles
Eclectica, Caracter fuerte, Fiel a mis convicciones, Genuina, Única... Apasionada de los autos, la moda y los deportes, gamer de corazón, geek sin remordimientos, lectora voraz y amante de la buena comida. Mercadologa de profesión, Ingeniera por destino, Todóloga de ser necesario...

2 Comments

    • Muchas gracias por tu comentario Dibri. Es súper importante para mi recibir el Visto bueno de ustedes, nuestros lectores. Eso me motiva a seguir haciendo lo que me gusta, continuar escribiendo de aquello que me apasiona, y que mejor que sean cosas que tenemos en común. ¡Ojalá no sea la última ves que te des una vuelta por este blog!

¡ Dinos lo que piensas !