El origen de la creatividad

creatividad

Son las 3 de la tarde en viernes, seguramente momento de felicidad para muchos creativos que están hartos de su trabajo y están a punto de aventar todo el papeleo y de apagar sus computadoras.

Esto, aunque no lo crean, es un sabotaje a nuestra pasión y decisiones que hayamos tomado en la vida, ¿se supone tienes ese trabajo por tu carrera?, ¿Amabas tu carrera?, ¿Qué pasó, por qué ahora añoras escapar?

creativa

Te diré lo que pasó, tu vida se llenó de miedos, inquietudes y responsabilidades, esto supone una barrera enorme entre tu felicidad, productividad y en gran medida con tu creatividad, en un trabajo estos tres puntos son cruciales para que seas exitoso en este ámbito.

Regresemos el tiempo un poco, imagina que tienes de nuevo 6 años y estás frente a un precioso juguete (aquél que recuerdes más), lo tomas entre tus manos y comienzas a jugar.

¿Recuerdas todo lo que tu mente lograba?, ¿Te acuerdas de todos los diálogos raros que improvisabas?, era impresionante y aunque alguien te viera raro tu continuabas jugando y sonriendo, entonces la creatividad es la ausencia del miedo, así es como la definiría yo.

creativity-with-food-by-hong-yi-3

Mientras crecías todos a tu alrededor se encargaron de enseñarte lo que está mal, lo que está bien, cuando tenías una gran idea, te dijeron que jamás lo lograrías… esa es la infancia de muchos en todo el mundo.

En la mercadotecnia se vuelve casi indispensable ser creativo, pero, ¿qué sucede?, nos volvemos seres con un racionalismo extremo y superficial (vemos el envase y no el contenido). Nos falta confianza en nosotros mismos, nos falta motivación, ya no escuchamos, nos volvemos críticos y no observamos, respetamos a la autoridad intensamente y dejamos que nos digan la forma cuadrada de ver las cosas.

Hablando de creatividad, todo lo que acabo de citar es un gran bache que nos impide avanzar y desarrollar la libertad necesaria para ser una persona creativa.

¿Qué implica la creatividad?

  • Tener confianza de lo que somos y que deseamos.
  • Ser flexible y aceptar distintos puntos de vista
  • Saber reconocer la intuición
  • No limitar nuestra imaginación (Si ves pollos con falda rosa peleando con conejitos, que no te de pena)
  • Ser curioso
  • Debes estudiar mucho, leer de todo y tener entusiasmo por hacerlo
  • Aceptar que eres adulto con alma de niño
  • Ser constante, reír de tus errores y salir de la rutina (recuerda que una vez que entras al lado oscuro, es difícil regresar)

 

Sólo me resta decirles colegas algo que está muy repetido por todos lados, pero que nadie realiza por miedo a no ser aceptado:

«Que nadie les diga que no pueden hacer algo y que nunca podrán llegar a ser alguien»

Ya somos alguien, tenemos capacidades muy similares y claro que podemos ser creativos con saco y tenis.

Recordemos que viene el día del niño y nosotros los mercadólogos somos niños eternos, debemos perder el miedo y ponernos creativos, díganme… 

¿Qué harán diferente hoy?

 

Acerca de Billy García 16 Articles
Digital strategist & New business manager. Apasionado de la mercadotecnia, fanático de los autos, la cerveza y el rock.

Se el primero en comentar

¡ Dinos lo que piensas !