5 Consejos para ser más que un becario de marketing en poco tiempo

 

¿Te gusta el lugar donde realizas tus prácticas profesionales o tu servicio social? y ¿Te gustaría ser más que un becario? 

Estimado estudiante de Mercadotecnia de alguna Universidad:

Perteneces a una nueva generación de mercadólogos, tu edad promedio es de unos 20 años. Eres usuario digital antes que responsable de marca, y usas la tecnología de una forma tan natural que ya no distingues entre vida digital y vida analógica, puesto que tu vida es una sola. Y por ello tienes la oportunidad de ser un mercadólogo distinto a los de todas las generaciones que te precedieron.

Aprovechando que te quedan sólo dos o tres semestres para terminar tus estudios y comenzar tu carrera en el mercado laboral, va siendo hora de que hagas contactos con distintas marcas o agencias para preparar tus prácticas, incluso plantearte salir de tu ciudad para asistir a alguno de los múltiples congresos de Mercadotecnia que se celebran por toda la geografía mexicana a lo largo del año, en los que aprender de las experiencias que algunos ponentes comparten en ellos

Entrar al mundo laboral sin experiencia puede convertirse en un gran parte aguas para el estudiante, no así para aquellos que de alguna manera nos hemos enfrentado a realizar diferentes actividades en los departamentos a los que nos han asignado, conocemos cómo es, que se hace y cómo se hace.

El becario es, por definición, alguien que se está formando profesionalmente. La empresa que le contrata paga poco o nada por él porque en su incorporación hay un intercambio: él recibe una formación en su campo de trabajo y la empresa a cambio tiene una persona produciendo. La clave de ese contrato entre ambos es que se dé tanto como se reciba: una persona que necesita mucha formación y apenas produce tendrá una remuneración más ajustada (o ninguna), mientras que una persona que ya se maneja con soltura produce más y, por tanto, además de la formación debería recibir una compensación económica por su trabajo.

Al tiempo que pasan los semestres, como becario, vamos adquiriendo más experiencia y conociendo cada vez más el mundo laboral y aunque no sea un trabajo donde lidiamos con aspectos comunes o frecuentes del ambiente laboral o profesional.

Lo primero y más complicado es administrar el tiempo para hacer tareas, trabajos, vida social, además de cumplir un horario de trabajo y responsabilidades asignadas; pero posteriormente tenemos que resolver algunas solicitudes y muchas de las veces, sin instructivo.

El problema viene cuando se descompensa la balanza. Cuando la figura del becario deja de percibirse como alguien en formación y se convierte en otra cosa. ¿Y qué puede ser un becario hoy en día?

Se han hablado en este blog, 10 consejos para triunfar para un estudiante de marketing, 5 cosas que como estudiante de Mercadotecnia debes hacer. Ahora, me atrevo a darte unos consejos para que seas más que un becario y te quedes con el puesto que quieres, estimado estudiante de mercadotecnia.

 

A continuación te doy unos consejos, para ser más que un becario:

1.- SÉ MUY PROACTIVO.

Las empresas buscan personas emprendedoras, con ideas, que toman la iniciativa sin miedo; es decir, proactivas. Esta capacidad da una clara ventaja en el lugar de trabajo y es lo que la mayoría de los jefes esperan de su equipo.

Ser proactivo en el trabajo, actualmente, se entiende que esa persona toma el control de las situaciones en lugar de esperar a ver qué pasa, dejándose llevar por las circunstancias. Los proactivos no dudan o esperan a que las respuestas les vengan dadas, las buscan. No aguardan a que alguien les diga lo que tienen que hacer, toman ellos mismos la iniciativa. Están activamente comprometidos con su trabajo, no son observadores pasivos. Ser proactivo es una manera de pensar y de actuar, una actitud ante la vida que te reportará beneficios en el trabajo.

2.- SÉ IMPRESCINDIBLE.

¿Qué puedo hacer para hacerte imprescindible?

–          Obsesiónate en diferenciarte de las maquinas, y hacer las cosas que ellas no pueden hacer. ¿Por qué? La tecnología ha tenido mucho avance, y ha sustituido  actividades laborales; procura que el trabajo que realices tenga un valor agregado.

–            Encuéntrate en constate formación. El valor de la formación, es importante.  Ya que en una empresa, es mejor seleccionar a un trabajador por lo que puede llegar a saber que por lo que ya sabe. ¿Te atreves ser imprescindible?

3.- MUESTRA ENTUSIASMO POR CADA PROYECTO

Muchas personas inician un nuevo trabajo llenos de entusiasmo y con altas expectativas.

Sin embargo,  a medida que pasa el tiempo, pueden que sufran de una desmotivación lo que puede conllevar, incluso, una baja en la productividad y su efectividad laboral.  Procura, siempre mantener ese entusiasmo en el trabajo.

En primer lugar, realiza actividades para tener la mente activa. Puedes asistir a conferencias, participar en congresos de universidad, leer el periódico, leer libros sobre tu área de interés…

Anímate a poner en práctica el networking a través de las redes sociales porque a través de internet puedes potenciar tu marca personal gracias a herramientas como Twitter.

Aprovecha el tiempo durante la jornada laboral. Para motivarte en los momentos de desánimo puedes imaginar un plan que harás durante el fin de semana.

Cultiva tus relaciones con tus compañeros de trabajo porque el espíritu de equipo te aporta autoestima, motivación y reconocimiento.

Si lo que te preocupa es quedarte estancado en el plano laboral, entonces, puedes pensar en formas de progresar en el trabajo. Por ejemplo, podrías valorar un ascenso dentro de la empresa, buscar otro empleo o incluso, animarte a montar tu propio negocio.

Cree en ti mismo y en aquello que haces porque la verdadera felicidad surge de ti y parte de ti.

Cuando solo veas el lado negativo de tu actual trabajo, valora el sueldo que ganas cada mes por tu desempeño profesional. Valora lo que tienes ahora mismo antes de perderlo.

Sé observador para aprender de aquellos que te rodean. Pero comparte también tu saber con tus compañeros de oficina.

4.- OPINA SOBRE TODO LO QUE PUEDAS.

Cuando te encuentres con tus compañeros o tu jefe  opina todo lo que puedas, de cómo mejorar algún proyecto, actividad u otra cosa.  ¿Te atreves a opinar?

5.- APRENDE DE LA EXPERIENCIA, DE TUS COMPAÑEROS. 

Siempre estate atento de las acciones que realiza tus compañeros, aprende de su experiencia. Pregunta, el motivo del porque tomaron esa decisión. Ya que con esto, cuando aparezca una situación similar ya sabrás que realizar.

¡Atrévete a cambiar, futuro mercadólogo!

 

Fuente: Actívate.

Acerca de Alberto Zuñiga 16 Articles
Estudiante de Administración de Empresas, emprendedor y amante de la mercadotecnia.

Se el primero en comentar

¡ Dinos lo que piensas !